A propósito: tú también eres una ficha

¿Alguna vez te has encontrado con un rompecabezas al cual le faltan piezas? Quizás sea posible armarlo, pero al “terminar” vas a quedar con ese sinsabor que algo te quedó pendiente por hacer.

Ahora, alguna vez te has preguntado ¿cómo es posible que todo nuestro universo haya sido creado bajo tanta perfección? Estoy segura que todos coincidimos en que fue uno de esos proyectos “muy bien pensados”.

Y es por esta misma razón que al universo no le ha de faltar una sola pieza en su rompecabezas, todo existe en el espacio y el tiempo que debe existir; además, con un propósito específico por cumplir.

 

El gran propósito

Pero hemos crecido (como humanidad) pensando que aquellos que tienen un propósito que cumplir tienen súper poderes, construyen emporios empresariales gracias a una idea de un millón de dólares, movilizan grandes masas a través de un acto revolucionario o son ídolos musicales en cada rincón del mundo.

Y cuando no encajamos en algunas de las descripciones anteriores lo más probable es que pensemos que “no tenemos un gran propósito por cumplir”.

Hoy, eres una persona afortunada porque te vamos a contar un secreto y esperamos de corazón, que estés listo para conocerlo. Aquí viene: ¡Tú también tienes un propósito por cumplir!

 

Descúbrelo, créelo y hónralo porque es tan importante como cualquier ficha dentro de esa caja del rompecabezas. Y sabrás que lo has descubierto cuando sientas ENTUSIASMO en cada despertar, en cada paso que das, en cada acto que te permita impactar vidas de formas que jamás imaginarías.

Déjate guiar por tus emociones y vive tu vida con el propósito de Ser: SERvir y SER feliz.

Y por favor, jamás dudes de la grandeza de aquello que eres y aquello que haces. Lo simple jamás será igual a insignificante.

Comparte en tu red:

Facebook
LinkedIn

No Comments

Post A Comment